El Instituto Nacional Electoral (INE) reiteró su disposición de asesorar la realización de la consulta pública que se llevará a cabo, del 28 al 31 de octubre, para conocer la opinión de la ciudadanía sobre si continua o no la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México, en Texcoco o en Santa Lucía.

En entrevista, el consejero electoral Marco Antonio Baños Martínez, confío en que este ejercicio democrático se realice con seriedad y refleje el sentir de la ciudadanía que participe durante los cuatro días en se instalarán las casillas, en 538 municipios de los dos mil 600 que integran el territorio nacional.

Resaltó que el instituto apoya las decisiones que se han tomado y que será respetuoso del mecanismo que se aplicará, y descartó que el gobierno entrante tenga algo en contra de las instituciones públicas y autónomas como el INE, y explicó que este instituto no tiene injerencia en esta consulta, porque no es un mecanismo de consulta popular como lo establece la ley.

“No es una consulta en el marco de la Ley de Consulta Popular así que no es competencia del INE y por tanto no nos sentimos ni desplazados, no nos sentimos agraviados, ni estamos sentidos ni nada, estamos atentos al desahogo de la consulta y vamos a ser muy respetuosos de esos”, dijo el presidente de la Comisión del Registro Federal Electoral.

Afirmó que en el instituto siempre han estado abiertos a la parte de donde pueden opinar, que sería la instalación de las casillas y la definición de la muestra, pero no sobre la forma en cómo se va hacer, ni los lugares donde quieren instalar las casillas, “eso ya lo determinarán las personas que están como responsables o las instituciones o empresas que están ahí”.

Baños Martínez reiteró que en el INE serán muy respetuosos del mecanismo que se siguió, pero “como ciudadanos mexicanos tenemos interés que salga bien”.

Indicó que si la muestra se hace correctamente será representativa de los mexicanos, “creo que es un mecanismo que permitirá salir un poco con el enredo que se generó en este tema. Yo aspiro a que el resultado sea correcto y que permita, insisto, una opinión representativa del sentir de los mexicanos en un tema que es crucial para el desarrollo económico del país”.

Explicó que el gobierno que presidirá Andrés Manuel López Obrador, a partir del 1 de diciembre de este año, optó por una mecánismo distinto a cómo debe participar el INE, y recordó que en el marco de la Ley de Consulta Popular no era posible, ya que está condicionado este ejercicio al día de la elección federal.

En su momento se declaró que el instituto podría intentar un mecanismo distinto, incluso con algún método informático que permitiera la consulta de manera rápida, y consideró que las instancias que la organizan deben tener previsiones que permitan que la información sea lo más confiable posible.

Detalló que, por ejemplo, que la ubicación de las casillas este ubicada de manera estudiada, científica, proporcionar a la composición de la población mexicana y que la recabación de la información no se vaya a circunscribir a un número limitado de personas que opinen y sean quienes establezcan la construcción del nuevo aeropuerto.

La construcción del nuevo aeropuerto es una decisión complicada del nuevo Estado mexicano y no deberá tomarse como algo superficial, sino que tiene que ver con una parte fundamental de la conectividad de transportación de pasajeros y de mercancías, entre el país y el mundo.

Además de que ya se ha realizado inversión pública importante en las instalaciones existentes en esta capital y que, suponiendo que la mayoría de los consultados opinarán que se construyera en otro lado, por ejemplo, qué se va hacer con la plataforma que ya está avanzada en las actuales instalaciones.

“No es una decisión menor, confío en que el equipo del gobierno entrante, será un equipo que actúe con visión de Estado y tome las mejores decisiones para el país”, concluyó.

 

Fuente: NTX