El vocero de Seguridad en Guerrero, Roberto Álvarez Heredia, aseguró que luego de que Fuerzas Federales, junto con la Secretaría de Seguridad Pública, tomaran el control de la seguridad en Acapulco, los índices de homicidio dolosos han disminuido.

En entrevista, al asistir a la instalación del 41 Batallón de Infantería, el funcionario  dijo que la Fiscalía General del Estado (FGE), la Marina y el Ejército Mexicano aún realizan la investigación sobre las armas desaparecidas y se revisa el equipo táctico que tienen los elementos policiales.

Sin embargo, dijo, ya terminaron de revisar los expedientes de cada uno de los policías municipales y se acordó que los elementos realicen sus funciones de seguridad pero desarmados y trabajando coordinados con la Secretaría de Seguridad Pública del estado.

Comentó que en el Grupo de Coordinación Guerrero (GCG) se expuso que la policia municipal se encontraba bajo sospecha de tener vínculos con la delincuencia organizada y es por eso que se hizo el operativo de intervención.

El vocero de Seguridad también dio a conocer que la FGE investiga los incidentes que se suscitaron ayer y hoy donde fueron quemados dos camiones urbanos y un taxi, así como una camioneta del servicio público.

“Hay un operativo permanente de seguridad que se encuentra en la zona urbana y rural de Acapulco”, afirmó Álvarez Heredia.