Francisco Garfias

 

Ya era hora. El Inai ordenó abrir la información relativa a las averiguaciones previas sobre el caso Odebrecht que la PGR tiene como “reservada”.

El escándalo de los sobornos de la empresa brasileña, que ha llevado a la cárcel incluso a expresidentes en otros países, fue congelado por la PGR desde la salida de su extitular Raúl Cervantes.

Antes de irse, Cervantes dijo a los senadores que la investigación sobre Odebrecht, que involucra millonarios sobornos a altos funcionarios mexicanos, estaba concluida y que pronto vendrían las imputaciones.

Eso fue hace un año y después la nada.

El nombre que más se repite es el de Emilio Lozoya. Un alto funcionario de Odebrecht asegura que el exdirector de Pemex recibió 10 millones de dólares en sobornos.

  • La sorprendente resolución del Inai se produjo horas después de que el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, calificara de “burocracia dorada” a los comisionados del “Instituto de la Transparencia”.

¿Qué han hecho desde que se fundó ese Instituto? ¡Nada! ¡Al contrario!”, dijo el presidente electo. Y más:

“Han mantenido en reserva todo lo que se le condonó de impuestos a los grandes contribuyentes. Hace poco, ese mismo Instituto de la Transparencia resolvió mantener en secreto el caso Odebrecht”.

Curiosa coincidencia, ¿no?

La comisionada del Inai, Blanca Lilia Ibarra, nos explicó anoche los motivos de la resolución: la información clasificada como “reservada” no puede considerarse como regla absoluta.

“Es preferible dar a conocer información por interés público en un caso como éste, ya que mantenerla en secreto ocasiona mayores prejuicios en un régimen democrático”, dijo.

  • Alfonso Ramírez Cuéllar fue líder de El Barzón. Luchó contra el Fobaproa, que algunos catalogan como el mayor fraude bancario que se ha cometido en México.

Un juez federal le dictó formal prisión por los delitos de motín y daño en propiedad ajena, luego de que entró a caballo el 10 de diciembre de 2005 al Palacio Legislativo de San Lázaro.

Paradojas de la política. Hoy es diputado federal de Morena y preside la Comisión de Presupuesto, la más importante de la Cámara baja.

Su designación ha sido polémica y ha provocado, nos dicen, reacciones adversas en el equipo económico de AMLO.

El portal LaPolíticaOnline.com.mx asegura incluso que Gerardo Esquivel, futuro subsecretario de Egresos, está furioso porque pusieron a un “antisistema financiero” a operar el presupuesto para 2019.

Buscamos a Ramírez Cuéllar para preguntarle si mantiene su postura de “antisistema financiero.”

Nos sorprendió con una respuesta digna de Pedro Aspe:

“Vamos a cumplir con las obligaciones financieras que tiene el país. No nos ha pasado por la cabeza una suspensión de pagos, por pesada que sea la deuda. Los mercados pueden estar tranquilos.”

Pero aclaró: “lo que sí vamos a hacer es acabar con los presupuestos  inerciales. Vamos a llevar más recursos a  los programas de Desarrollo Social, al combate a la pobreza”.

—¿ Y si no alcanza?, preguntamos.

—Sí va a alcanzar, sí va a alcanzar…

Ramírez Cuéllar jura que hay muy buena coordinación con el equipo de Carlos Urzúa, próximo secretario de Hacienda. “Es de los que más ha contribuido a la lucha contra los monopolios”, dijo.

Y de la supuesta bronca con Esquivel, nada.

  • Lo publicó la revista Proceso en su último número, bajo la firma de la puntillosa reportera Jesusa Cervantes. El texto documenta que San Lázaro se ha convertido en “pista de aterrizaje de aviadores”. Lo retomamos porque Morena ha prometido hacer una limpia de aviadores, sin importar de quién se trate.  El buen juez, por su casa empieza.

Uno de los que cobraron en diputados sin ser visto es Octavio Romero Oropeza, agrónomo amigo de AMLO, designado para dirigir Pemex en el gobierno de la 4ª Transformación.

Cobraba 152 mil pesos mensuales “brutos” como enlace en la Jucopo.

Cito a Jesusa: “En los últimos tres años, el también exoficial mayor del gobierno del Distrito Federal se desempeñó como secretario de enlace de Morena ante la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados, cuando Rocío Nahlefungió como coordinadora de dicho partido.

Romero no aparece en el directorio de la Cámara, pero en su página web figura como secretario de enlace.

“Consultados por este semanario, asesores de diversos partidos comentaron que no lo han visto en reunión alguna, lo cual —aclararon— no implica que no trabajara.” ¿Cómo la ve?

  • Quedó inscrita con letras de oro en el Muro de Honor del salón de sesiones de la Cámara de Diputados la leyenda “Al Movimiento Estudiantil de 1968”.

Tuvo que pasar medio siglo para que se hiciera ese reconocimiento a los jóvenes que, ellos sí, movieron México con su “grito de rebeldía en contra del autoritarismo”, como lo definió el rector de la UNAM, Enrique Graue.

El héroe de la sesión fue Pablo Gómez, veterano del movimiento estudiantil, preso político del 68. Muy aplaudido por sus correligionarios, que son mayoría aplastante.

Su intervención fue una oda a la Consulta Popular para tomar decisiones.

El más vapuleado —por Morena y en las graderías— fue el orador del PRD, Mauricio Toledo. “¡Porro! ¡Porro!”, le gritaban.

El PRI tenía proyectado que en la sesión solemne subiera a tribuna el general Benito Medina Herrera. Pero hubo un cambio de última hora, ante el temor de que su condición de militar provocara agresiones al Ejército.

En su lugar, el coordinador René Juárez mandó a una joven diputada de Querétaro: María Alemán, de 28 años. Ella vino al mundo 22 años después de Tlatelolco.

Ni así se salvó de los gritos. Le tocó que le contaran del uno al 43. Pase de lista. Los normalistas de Ayotzinapa.