Por Luis Serieys Zárate
+ Nuevo Sindicato de Bomberos
 
 
Desatados, es la palabra que le podemos dar a las acciones que legisladores de todos los partidos y de las Cámaras de Senadores y de Diputados han presentado para aumentar el salario mínimo y desaparecer a la muy criticada Comisión Nacional de los Salarios Mínimos por inoperante.
 
A partir de ahí tenemos que señalar que en la Cámara de Diputados los legisladores andan vueltos locos, unos, los del Partido Acción Nacional quieren un salario de 100 pesos; otros, del PRD buscan un aumento superior a los 150 pesos y unos más, los representantes de los trabajadores, la mayoría priístas piden sea de 256 pesos.
 
En el Senado, los representantes de los estados no andan  tan atinados, ya que por ahí surgió la propuesta del PRD de que el salario mínimo sea de 176 pesos, todos argumentando que se necesita porque el minisalario no alcanza ni para COMPRAR la canasta básica.
 
Sobre toda esta vorágine minisalarial, el diputado minero Carlos Pavón Campos señaló que es urgente el incremento pues representa un elemento de primer orden en el desarrollo y el bienestar social de la población.
 
Miembro del grupo Parlamentario del PRI dijo que “el salario mínimo constituye el único medio de millones de familias para cubrir sus necesidades básicas y aspirar a una mejor calidad de vida”.
 
Por eso el legislador y líder del sindicato Minero FRENTE exhortó a la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami) a convertir el salario mínimo en un instrumento de remuneración equitativa y satisfactoria.
 
Explica que para poner en su justa dimensión un aumento significativo en los salarios mínimos, “baste señalar que la fuerza laboral del país asciende actualmente a 55.6 millones de personas, de las cuales, 97 por ciento está ocupada; más aún, del total de la población ocupada, seis de cada diez, ganan de uno a tres salarios mínimos”.
 
Al triplicar el salario mínimo, “vamos a mejorar la calidad de vida de millones de familias y continuar consolidando el mercado interno como pilar del crecimiento”, subrayó Pavón Campos.
 
Pavón Campos destacó que México no puede ser más un país de mano de obra barata, porque “tenemos que mirar hacia adelante y brindar a más y mejores herramientas a los trabajadores con el fin de incrementar la productividad y la competitividad, tenemos que pasar de la manufactura a la innovación, y esto solo será posible con la formación de un capital humano calificado”.
 
Por su parte en el senado la propuesta del PRD es que para el 2019 la CONASAMI, calificada por décadas como un elefante blanco en donde gobierno y patrones se oponen cada año a las peticiones de los sindicatos por aumentar más allá del “sueño anual de inflación”, los salarios mínimos para que recuperen su poder adquisitivo.
 
Pero no obstante ello y la necesidad absoluta de reactivar el mercado interno para que las empresas dejen de sufrir y de correr trabajadores cada vez que les reducen sus utilidades, el PRD pidió establecer las bases y los elementos para fijar un salario mínimo de 176.72 pesos a nivel nacional a partir de enero de 2019.
 
Aseguraron los senadores perredistas que la propuesta busca “garantizar una vida digna para todas las trabajadoras y trabajadores del país y de sus familias”, porque  
el actual salario mínimo de 88.36 pesos no es suficiente.
 
Aseguraron que “esta política beneficiaría a 29 millones de trabajadores que viven en la precariedad salarial, ya que el salario y el empleo dignos son las únicas medidas que podrán sacar a la gente de la pobreza”, se añade.
 
BOMBEROS
 
Aunque parezca broma, por fin las autoridades de la Junta de Conciliación y Arbitraje, al parecer las federales, otorgaron una toma de nota a un nuevo sindicato de Bomberos que se opondrá al que maneja el ex candidato a diputado local por el PRD, Ismael Figueroa.
 
Lo cierto es que la propuesta que apareció para que sólo exista un sindicato titular de un Contrato Colectivo de Trabajo en cada empresa y que podría extenderse a cada organismo gubernamental en el Gobierno, podría dar al traste con el sindicato de Figueroa que es repudiado por muchas autoridades del futuro gobierno de la Ciudad de México.
 
Ya por ahí la futura Secretaria del Trabajo, Luisa María Alcalde, en algunas entrevistas dejó entrever que pugnará por la democracia sindical y la libertad de sindicalización, que sería un paso rumbo a unificar de nuevo a los sindicatos, sobre todo a los burocráticos que en algunas dependencias llegan a ser hasta cuatro o cinco.
 
Ahora quedará sólo esperar a ver que tienen que decir las Federaciones de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado que preside Joel Ayala Almeida y la Democrática de Sindicatos de Servidores Públicos que en su momento impulsó Elba Esther Gordillo Morales, pues ellos quieren la libertad sindical para que al igual que los sindicatos del apartado “A” del123 Constitucional puedan reelegirse cuantas veces quieran al frente de sus sindicatos.
 
Aunque cabe destacar que la práctica de un solo titular de las Condiciones Generales de Trabajo en los sindicatos burocráticos si aplica por la Ley de los Servidores Públicos que reglamenta al apartado “B” del 123 Constitucional.
 
 
Siguenos también en Twitter:@acadesdeabajo y en Facebook: Carlos Yáñez