Hacer de la educación un instrumento de equidad y movilidad social, es una meta de mediano y largo plazo, “sembramos la semilla del cambio más importante de la educación pública en México en los últimos 60 años”, subrayó el presidente Enrique Peña Nieto.

Destacó que por su complejidad y trascendencia, la reforma educativa apela al sentido de responsabilidad de todos los actores de la educación, “la responsabilidad compartida de autoridades, maestros y padres de familia en la formación de ciudadanos libres, íntegros y preparados”, señaló.

Durante su mensaje con motivo del Sexto y último Informe de Gobierno, el primer mandatario aseguró que al inicio de su administración, México era presa del clientelismo y gracias a la reforma educativa se lograron recuperar 44 mil plazas docentes, las cuales hoy son ocupadas por maestros frente al grupo.

Resaltó que el cambio puso en el centro de la educación a niños y niñas, y resaltó que el diseño y la implementación de un nuevo modelo de enseñanza tienen el objetivo de que los alumnos aprendan a aprender, se trata de impulsar una educación para la libertad y la creatividad.