Los legisladores priistas no obstruirán lo que sirva al país, pues esas actitudes son de partidos pequeños y el PRI es un partido grande, afirmó la senadora Claudia Ruiz Massieu, quien ofreció construir consensos a partir del diálogo.

Al fijar la postura de su partido en la apertura del Primer Periodo Ordinario de Sesiones del Primer Año de Ejercicio de la LXIV Legislatura, enfatizó que “seremos una oposición valiente, jamás testimonial ni complaciente, somos un partido con visión de Estado, en todo aquello que beneficie al pueblo el próximo gobierno contará con el respaldo de las bancadas del PRI”.

Ruiz Massieu sostuvo que desde la oposición, los priistas servirán al país con pasión, y llamó a los legisladores de mayoría, del partido que gobernará el país en los próximos años, a que sean un verdadero contrapeso del Poder Ejecutivo.

La senadora del PRI fue interrumpida en diversas ocasiones e incluso por una cuenta por parte de la fracción de Morena -del 1 al 43- en alusión a los estudiantes normalistas de Ayotzinapa.

Ante el grito con puño alzado de “es honor estar con Obrador”, Ruiz Massieu afirmó que los priístas no son mercenarios de la política que cambian de lealtades, proyectos e ideologías, tan pronto como el poder cambia de manos.

Aseguró incluso que el PRI pagó los costos políticos de la Reforma Hacendaria, “que les permitirá tener finanzas fuertes, sin la necesidad de aumentar impuestos”.

Además de los “costos políticos de la Reforma Energética, que generará mayores empleos y que, eventualmente, reducirá los costos de electricidad y gasolina para las familias mexicanas”, agregó .

Además, aseguró que con la reforma educativa, “ya logramos lo más difícil, recuperar la rectoría del Estado sobre la Educación Pública. Ahora, busquemos puntos de encuentro para mejorarla y que todos los protagonistas del sistema educativo se sientan parte de ella”.

La también líder nacional del PRI resaltó que son un partido con 90 años de historia y maduro, por lo que serán una oposición valiente, crítica y constructiva, jamás testimonial, ni abyecta ni complaciente.

Reconoció que llegan a esta Legislatura como un partido minoritario, “pero somos un partido con visión de Estado. Nuestra lealtad es con los ciudadanos y con las instituciones del Estado mexicano”.

Dijo además que le toman la palabra al presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, cuando dice que “va a respetar el derecho a disentir y no busca el pensamiento único”.

Dijo que saben que, en una verdadera República, ser contrapeso al poder no depende sólo de la fuerza de los números, sino de la fuerza de la razón, de los argumentos y de las ideas.

Ruiz Massieu dijo que para dar esta batalla, los legisladores del PRI cuentan con la mayor experiencia de gobierno; trayectoria en el servicio público; conocimiento profundo de la administración, y con los mecanismos constitucionales de control parlamentario.

Adelantó que su partido tiene una agenda legislativa robusta. “Vamos a defenderla y a crear consensos en torno a ella, con todas las fuerzas políticas, a partir del diálogo, el convencimiento y el servicio a México”.

Aprovechó su participación para recordar a Morena, al partido que pronto estará en el gobierno, que el poder “Legislativo es contrapeso, y esto incluye a los grupos parlamentarios oficialistas, quienes también deben saber decir no, cuando así lo exija el interés de la nación”.

También les recordó que la agenda progresista que impulsó el PRI durante décadas y en la administración del presidente Enrique Peña Nieto, “que ustedes rechazaron o criticaron como oposición, les va a servir de andamiaje, cuando asuman la enorme responsabilidad de ser gobierno”, anotó.