José Antonio Meade, candidato de la coalición Todos por México, advirtió que los aranceles impuestos por Estados Unidos recuerdan que hay un riesgo presente, porque hay gente en ese país y en México que quiere regresar a un mundo cerrado, ya superado “y del que no nos queremos acordar”.

En su gira proselitista en Bahía de Banderas, Nayarit, recordó que en 1988, hace poco en la historia del país, México era una economía cerrada, en donde algunas veces no había pasta dental, papel de baño, leche en polvo, azúcar y hubo meses que no había carne.

“No queremos regresar a un México cerrado ni a un mundo cerrado, eso quiere decir que México necesita un liderazgo que entienda de comercio, de inversiones, que lo pueda defender con inteligencia y con estrategia conociendo a México y al mundo”, subrayó.

Indicó que esta elección es definitiva y se da en un momento difícil de la historia, “hoy Estados Unidos le impuso un arancel al acero y al aluminio mexicano, de Canadá y de la Unión Europea”.

Afirmó que eso para México es inaceptable y el país reaccionó correctamente usando el mismo lenguaje arancelario, para que “quede claro que con México no se juega y que en materia comercial vamos a defender nuestro acceso, nuestros empleos, las inversiones y nuestro crecimiento”.

Por ello, insistió que en está elección se va tener que escoger entre el riesgo y la certidumbre de las familias y el patrimonio.

Instó a sus simpatizantes a salir a sudar la camiseta y gastar las suelas de sus zapatos para convencer que se apueste por la certidumbre que representa su proyecto, y que garantiza para las familias un mejor futuro.