El grupo parlamentario del Partido Acción Nacional (PAN) en el Senado de la República, se alista para celebrar, los días 23, 24 y 25 de agosto, su reunión plenaria, a fin de definir su agenda para el periodo ordinario de sesiones, que inicia el 1 de septiembre próximo.

El coordinador de la bancada panista, Fernando Herrera Ávila, adelantó que su bancada propondrá hacer frente a los retos del país, mediante diversas iniciativas que presentará en el siguiente periodo ordinario.

Indicó que los senadores de Acción Nacional analizarán e integrarán sus propuestas de agenda legislativa, en diversos temas, como política económica, anticorrupción, seguridad, justicia, política social, medio ambiente y política exterior.

Señaló que la corrupción y la inseguridad continúan socavando el Estado de Derecho y a las instituciones, además de colocar a nuestro país en el peor de los lugares entre naciones evaluadas por organismos internacionales, como la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Manifestó que los estudios de opinión más recientes del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) y de Transparencia Internacional, por citar los más relevantes, revelan que la mayoría de los mexicanos considera que la corrupción es un problema de todos los días.

Análisis similares, dijo, muestran también que, por encima de la corrupción, la inseguridad es el principal problema que lastima a los mexicanos en todos los rincones del país, por lo que abordarán estos temas en su reunión de cara al próximo periodo ordinario de sesiones.

En materia de política exterior, anotó que será de particular interés la posición que presentará la bancada respecto a la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), que iniciará el 16 de agosto próximo.

El legislador por Aguascalientes consideró que las negociaciones deben orientarse por buen camino, y que es necesario apostarle a construir un mejor futuro del TLCAN, a partir de una asociación estratégica integral, pero, sobre todo, con base en el respeto absoluto a nuestra soberanía, a nuestra Constitución y a los principios del derecho internacional.

Asimismo, estimó pertinente continuar dando mayor vitalidad a las relaciones económicas, de comercio e inversión, más allá de América del Norte.