La temporada de vacaciones de Verano de 2017 en la Ciudad de México dejará una derrama económica estimada cercana a los 16 mil 300 millones, 5.14 por ciento más que el año pasado.

La Cámara de Comercio Servicios y Turismo en Pequeño de la Ciudad de México (Canacope Servytur Cd. de México) informó que se prevé un consumo promedio de cinco mil 400 pesos para una familia de cuatro integrantes en un día de visita a la ciudad (hospedaje, comida, transporte en la ciudad y otros gastos).

En tanto, para una familia capitalina de cuatro miembros, el gasto promedio será de mil 640 pesos para un día de paseo (transporte, cine o teatro, visita a museo, comida), agregó de acuerdo con un sondeo de opinión realizado por su Departamento de Comunicación e Imagen Institucional.

Así, el sector comercial y prestadores de servicios turísticos y complementarios de la Ciudad de México espera un promedio de aumento en ventas de 25 por ciento, según esta encuesta realizada del 12 al 25 de julio a 265 personas.

Las ventas crecerían 90 por ciento en establecimientos ubicados en zonas de alto flujo de turistas y visitantes, como el Centro Histórico, el corredor Reforma Chapultepec, la Basílica de Guadalupe, zonas comerciales en Polanco, Condesa, Roma, Zona Rosa, Centro de Coyoacán, embarcaderos, Mercados de Flores y Centro de Xochimilco, Centro de Tlalpan, las distintas Alamedas, parques públicos, parques recreativos, museos, cines, teatros y foros de espectáculos culturales.

Existe un ánimo positivo en los capitalinos para la temporada de vacaciones, donde solamente 19 por ciento; dos de cada 10, no destinará ningún día al asueto o para salir en plan de vacaciones, refirió el estudio.

Por otro lado, el restante 81 por ciento de los capitalinos, ocho de cada 10, dedicarán en promedio tres días para descansar o salir a alguna actividad turística, recreativa o cultural.

Sobre lo caro que perciben el tomar vacaciones en la actualidad en comparación con hace cinco o 10 años, el sondeo reveló que 49 por ciento juzga que ahora es más caro, 22 por ciento que es un gasto similar, mientras que solo 21 por ciento considera que es más barato vacacionar ahora que hace cinco o 10 años.