La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) informó que durante un operativo nacional de verificación para revisar el comportamiento comercial en mueblerías, en el que se visitó 360 establecimientos, se sancionó a 129 por diversas irregularidades y se colocaron sellos de suspensión en 110 casos.

Informó que personal de la Subprocuraduría de Verificación y de las delegaciones visitó mueblerías en todo el país, para verificar el cumplimiento de la NOM-117-SCFI-2005, que regula la venta de muebles.

Durante esas visitas se detectó que los establecimientos sancionados emplean contratos de adhesión elaborados unilateralmente, sin estar registrados ante la Profeco; no informan con claridad los precios de sus productos; no respetan los plazos y fechas de entrega de los muebles adquiridos; ofrecen información engañosa respecto a promociones y no entregan comprobantes de pago.

La Profeco dio a conocer que en el primer semestre de este año han recibido un total de dos mil 513 quejas, principalmente por la negativa a entregar el producto, incumplir las condiciones y plazos acordados para la entrega de los muebles, negarse a la devolución del depósito, no permitir cambios o devoluciones y negarse a hacer válida la garantía.

Los principales proveedores con más quejas en lo que va del año son Ingenia Muebles, con 52 por ciento; Muebles Dico, con 4.0 por ciento; D Europe y Comercializadora del Bajío, con 3.0 por ciento, en cada caso, y Gala Diseño, con 2.0 por ciento.

Rafael Ochoa Morales, procurador en funciones, advirtió que no se tolerarán abusos en la compra de muebles, pues constituyen una inversión importante en el presupuesto familiar que busca mejorar las condiciones de vida.

Por ello, dijo, se dará un seguimiento puntual al sector para evitar conductas que lesionan los derechos de los consumidores y se mantendrán estos operativos aleatorios y focalizados en las empresas que de manera reiterada cometen irregularidades.