El Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM) deberá establecer mecanismos de control para evitar actos u operaciones ilegales relacionados con la compra, distribución y enajenación ilegal de combustibles, en la prestación de servicios a la construcción del nuevo aeropuerto.

Así lo afirmó GACM, tras las indicaciones de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), donde sostuvo que la prioridad es que todos los actores involucrados con la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAICM) conduzcan sus acciones en estricto apego a la ley.

Por ello, ha solicitado a las constructoras diseñar y ejecutar programas permanentes para vigilar la compra del combustible que utilizan los transportes que participan en la construcción.

Además de implementar campañas de orientación entre su personal para prevenir y evitar los factores que causan ese fenómeno delictivo y difundir las sanciones que señala la nueva Ley Federal para Prevenir y Sancionar los Delitos Cometidos en Materia de Hidrocarburos.

“GACM vigilará que las medidas mencionadas se implementen y estará atento de que todas las acciones emprendidas por las diferentes empresas contratadas para la construcción del Nuevo Aeropuerto, se conduzcan conforme a lo dispuesto por la ley”, dijo en un comunicado.