El líder del sector popular del PRI, Arturo Zamora Jiménez, aseguró que el presidente Enrique Peña Nieto llegará en óptimas condiciones a la reunión del G20 en Hamburgo, Alemania, y al encuentro con su homólogo estadounidense Donald Trump.

El también senador con licencia afirmó que así será porque México se encuentra en una posición sólida en materia económica y de política exterior.

Explicó que la estrategia macroeconómica y de largo plazo, sustentada en las reformas estructurales, ha convertido a nuestro país en un polo de atracción para la inversión extranjera y para la ampliación de las relaciones comerciales con diversas regiones.

“Los frutos de las reformas le permiten a México reafirmar su posición como un actor estratégico en la economía regional y global”, subrayó Zamora Jiménez quien mencionó que “se han creado dos millones 750 mil empleos en lo que va del sexenio; el peso es la divisa con mejor desempeño entre las economías emergentes”.

Además de que las exportaciones crecieron 10 por ciento entre enero y mayo; la inversión extranjera en el sector de telecomunicaciones alcanzó tres mil 578 millones de dólares entre 2015 y 2016; y la Ronda 2 de la reforma energética asegura inversiones por 8.2 mil millones de dólares.

El líder de la Confederación Nacional de Organizaciones Populares (CNOP) comentó que la solidez en materia económica le ha permitido a México diversificar su estrategia comercial con otras regiones del mundo, y citó como ejemplo los logros alcanzados con la Alianza del Pacífico, su nueva relación con los países miembros del bloque Asia-Pacífico, así como el interés de China de consolidar un tratado de libre comercio entre ambas naciones.

Respecto a la política exterior, resaltó que hay una visión diplomática prudente y decidida, pues “si bien hace un año hubo un alud de críticas del círculo rojo y la opinión pública quienes señalaron que había sido un error invitar al entonces candidato a la presidencia de Estado Unidos, Donald Trump, hoy ha quedado claro que ese encuentro permitió sentar las bases de una relación de respeto y una discusión seria de las prioridades de cada nación”.

Afirmó que a partir de ese encuentro, “se sentaron las bases para que nuestro país promoviera sus intereses frente al vecino del norte, y para que hoy llegue sólido al proceso de renegociación y modernización del TLCAN que, pese a los malos augurios de sus detractores, avanza en la integración de la planta productiva y una mayor competitividad global del bloque económico regional”.