Francisco Garfias

 

Me pregunto cuánto va a durar la indignación por el asesinato del periodista Javier Valdez, corresponsal de La Jornada en Sinaloa, cofundador del semanario RíoDoce.

Me pregunto si las condenas, condolencias, reuniones que se multiplican, del Presidente de la República para abajo, de Morena al PAN, son suficientes para disuadir al crimen organizado de jalar el gatillo contra periodistas valientes que los denuncian.

Esos que se atreven a desafiar a las poderosas mafias, a sabiendas de los riesgos que corren.

Francamente, no lo creo.

Me pregunto si en algunas regiones el narco rebasó a las autoridades federales, estatales y municipales.

Francamente, sí lo creo.

Sólo hay una forma que me parece efectiva para detener esta ola de asesinatos de informadores y defensores de los derechos humanos: acabar con la impunidad. A cada crimen, un castigo ejemplar. No veo otro camino para controlar la violencia criminal que diariamente enluta a este país.

Pero estamos muy lejos. La ONU dice que en nuestro país sólo se resuelve seis por ciento de los asesinatos de informadores.

Y sí, coincido con Amnistía Internacional cuando dice que el imperio del crimen en México es consecuencia de la “falta de Estado”.

  • El Poder Judicial también tiene parte de responsabilidad del infierno que vivimos. Sólo parte. Jueces amedrentados o corrompidos por el “plata o plomo”.

Vuelvo a preguntarme cuántos sicarios han salido de las cárceles para seguir con la carnicería y el terror, por presiones de los cárteles o bandas criminales a sus juzgadores.

El mismísimo presidente de la SCJN, Luis María Aguilar, se unió al reclamo nacional:  “ni uno más” y “no al silencio”.

Dijo ayer: “Como autoridad judicial esperamos que nos toque el papel para poder enfrentar y juzgar a los responsables de estos casos…”.

Se oye bonito, muy bonito. Pero las palabras, si no van acompañadas de hechos, se quedan en eso: palabras.

No es tarea fácil limpiar el Poder Judicial. Hay grandes riesgos y pocos dispuestos a afrontarlos. Pero si hay periodistas valientes, también debe haber jueces valientes.

Ayer mismo el compañero Francisco García Davish, de Quadratin, dio a conocer el asesinato, en Zamora, Michoacán, del hijo de un magistrado de justicia del estado.

  • Las estadísticas nos muestran que los homicidios han repuntado en México. El propio presidente Peña lo reconoció.

La OMS publicó ayer números alarmantes, reveladores, contundentes sobre los homicidios en México, según la nota publicada en el portal de Reforma:

En 2015 murieron en el país, por homicidio intencional, 19 personas por cada 100 mil habitantes. El promedio mundial es de seis por cada 100 mil.

En el gobierno lo saben y comienzan a admitirlo.

Roberto Campa, subsecretario de Derechos Humanos, nos dijo ayer que México se inscribe en la región más violenta del mundo:

“El subcontinente americano es la región donde se comenten más homicidios por cada 100 mil habitantes”, señaló en el programa Desde la Trinchera, conducido por Rubén Cortés y este reportero en ADN 40.

De paso le dio un rozón al panista Felipe Calderón:

“La anterior administración tuvo un crecimiento exponencial (de los homicidios). Empezó con 10 por cada 100 mil habitantes y terminó con 22 por cada 100 mil.

Este gobierno lo bajó a 16 o 17, pero hay que reconocer que hubo un repunte.

Y más: “Tenemos también un problema muy grave en materia de protección a periodistas y defensores de los derechos humanos que se manifiesta en dos espacios distintos: uno tiene que ver con la protección, otro tiene que ver con la justicia. Homicidios que no se investigan, no se castigan”.

  • Andrés Manuel López Obrador ya sacó su propia lista de aspirantes de “la mafia del poder” a la Presidencia de la República. Lo hizo por partido.

Del PRI mencionó a seis. Del PAN a dos. Del PRD a uno, y otro independiente. “No han podido llegar a un acuerdo para elegir a su candidato”, subraya.

Entre los “posibles candidatos” del PRI mencionó, en primerísimo lugar, al secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong. Destapó también a Aurelio Nuño Mayer, “pero a la gente se le resbala”; a José Antonio Meade, titular de Hacienda, y a Luis Videgaray, de Relaciones Exteriores.

También impulsan a la sobrina de Carlos Salinas, Claudia Ruiz Massieu Salinas, puntualizó.

“Y como no levanta ninguno de los anteriores aspirantes, está el secretario de Salud, José Narro, quien hoy anda de matraquero del PRI”, puntualizó.

Después se fue con los azules. Apoyan a Margarita Zavala, esposa del panista Felipe Calderón, y al presidente del PAN, aprendiz de mafioso, Ricardo Anaya.

Nótese que no mencionó a Rafael Moreno Valle.

En el PRD “tienen también como llaverito, como achichincle, al que es jefe de Gobierno en la Ciudad de México”, Miguel Ángel Mancera.

Y por último está el supuestamente independiente, gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez, conocido como El Bronco.

“A todos ellos les vamos a ganar en 2018”, aseguró Andrés Manuel.