El líder nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza, sostuvo que el Partido Acción Nacional (PAN) y Morena son partidos expertos en la difamación y reyes en la hipocresía, que pretenden engañar y simulan ante los mexicanos al verse en desventaja en las preferencias electorales.

Destacó que en contraste, los candidatos priistas van a la cabeza, porque fueron elegidos en procesos internos de unidad e inclusión, y harán campañas propositivas, limpias y austeras, recorriendo las regiones de sus estados en pleno contacto con la ciudadanía.

“El PAN es un instituto político propenso a la mentira y que actúa siempre con una doble moral. Instauró en México la guerra sucia, las campañas negras y la lucha de lodo contra sus adversarios, y ahora avienta la piedra, acusa sin pruebas y esconde la mano, ratificando que es el rey de la hipocresía”, sostuvo.

El dirigente nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI) advirtió que no permitirán que el PAN “engañe a las mexicanas y mexicanos. El panismo no sabe hacer campañas propositivas, por eso está abajo en las encuestas y la gente ya lo sabe”.

Según Ochoa Reza, los ciudadanos tienen claro que en el partido blanquiazul no dudan en recurrir a la práctica sistemática de difamar y mentir, con tal de salirse con la suya y ganar por ganar en épocas electorales.

Dijo que los panistas buscan el poder por el poder mismo y cuando lo tienen, no saben qué hacer con él, mientras que en Morena simulan ser lo que no son.

“En el proceso electoral del Estado de México, Morena postuló a una candidata insegura, sin voz propia y que repite lo que su patrón mesiánico y rapaz le dicta, actuando como una marioneta. Son los amos de la confabulación y la victimización, y viven en la obsesión”, aseguró.

“Por eso, los ciudadanos deben darse cuenta quiénes sólo simulan ser una opción, pero en realidad representan el atraso y una vuelta al pasado”, aseveró.

El líder nacional del PRI afirmó que en Nayarit, el adversario es un junior que, sin mérito personal alguno en la vida pública, pretende heredar la gubernatura para impulsar los negocios de la familia.

Y destacó que en Coahuila, el PAN va con un candidato reciclado y que de antemano está derrotado, y que nuevamente fracasará en su obsesión de gobernar a los coahuilenses, con el apoyo de compadrazgos de otros sexenios que han desatado una sangrienta guerra en el país.

“En el PRI no nos dejamos intimidar con las consabidas mentiras del panismo y las obsesiones de los morenos. La ciudadanía, inteligente, ya sabe de qué pie cojean y está convencida de que no debe confiar en los reyes de la hipocresía”, agregó.