???????????????????La dinámica económica en el país avanza a paso firme y la noticia de que el desempleo se mantuvo a la baja es uno de los indicadores que refleja el estado general de la economía nacional en fase de recuperación, destacó el pevemista Arturo Escobar.

El coordinador de la fracción parlamentaria del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), Arturo Escobar y Vega dijo que con los cimientos construidos con la aprobación de las reformas estructurales, el desarrollo del país entrará en una dinámica sólida en 2015.

Mientras que el gobierno federal realiza acciones importantes para mantener la confianza en la economía que impulsen la inversión, el ahorro y el aumento del empleo, subrayó.

Escobar y Vega consideró que a pesar de la crisis mundial originada por el descenso en el precio del petróleo, Estados Unidos está creciendo a niveles importantes y México en consecuencia.

“Con la puesta en operación de las reformas estructurales y los grandes proyectos de infraestructura se desarrollarán más empleos y por lo tanto un aumento en el consumo”.

En entrevista dijo que de acuerdo con la OCDE, el Producto Interno Bruto (PIB) en 2015, el país podría llegar entre 3 o 3.5 por ciento, independientemente de la disminución de los precios del petróleo, porque México afortunadamente cuenta con coberturas petrolera.

En cuanto a recuperar la confianza de la sociedad, aseguró que las fuerzas políticas en el país coinciden en crear un sistema anticorrupción que permita avances significativos contra la impunidad.

Consideró que el mayor desafío para 2015 es restablecer la confianza de la sociedad hacia la clase política, principalmente porque en tiempos electorales todos los votos son importantes “y hoy mas que nunca tenemos que vencer al abstencionismo”.

Escobar y Vega reconoció que Tlatlaya y Ayotzinapa nos despertaron y colocaron “en la realidad que vivimos de autoridades infiltradas por el crimen organizado, desigualdad social y pobreza extrema.”

Ante ello se requieren, comentó, nuevos proyectos políticos como un sistema anticorrupción autónomo, renovar la Secretaría de la Función Pública, así como una transformación radical de la Auditoria Superior de la Federación, que acaben con la corrupción, impunidad y discrecionalidad en la administración pública.

El futuro de México dependerá en lograr un mercado incluyente y un Estado regulador eficiente y capaz, “que detenga a quienes acaparan y concentran la riqueza y permiten un mercado donde intereses ajenos al país, con su capacidad, centralizan la riqueza e incrementan el desempleo”.