Mariana Dunyaska García RojasLegisladores analizan que al momento de separarse de su responsabilidad o comisión los servidores públicos entreguen de manera obligatoria un informe sobre la situación de presupuesto, asuntos, bienes, recursos materiales y humanos a su cargo.

Mariana Dunyaska García Rojas, integrante de la Comisión de Transparencia y Anticorrupción de la Cámara de Diputados, mencionó que la obligatoriedad de las actas de entrega-recepción de los servidores de la administración pública federal no se contempla en el marco de la discusión del sistema nacional anticorrupción.

Subrayó que la transparencia se considera un mecanismo para fincar responsabilidades administrativas o penales, por lo que existe una repulsión natural hacia esa práctica e incluso algunos funcionarios opinan que se trata de un mero acto burocrático que debe desaparecer.

Sin embargo, a decir de la secretaria de la Comisión de Vigilancia de la Auditoría Superior de la Federación, con ello sólo se avanzaría por el camino de la informalidad para facilitar la separación del cargo, sin realmente cumplir con los términos básicos de la transparencia y la rendición de cuentas que exige la población.

Mencionó que por ello propone obligar a los funcionarios que dejan su encargo a detallar en un informe o acta administrativa la situación de los bienes, recursos y asuntos que tuvieron bajo su responsabilidad.

De esa manera, añadió, además se complementaría la honestidad con la que desarrolló su función, además de que coadyuva a delimitar responsabilidades de quienes reciben el cargo.

Ha quedado demostrado que las actas administrativas de entrega-recepción son necesarios para abatir la corrupción, por lo que debe formalizarse ese acto y ser obligatorio para todas las áreas de la administración pública, en los tres niveles de gobierno, insistió la diputada federal.

Planteó que si bien ya existen antecedentes o acuerdos relacionados, esa figura no se encuentra en algún ordenamiento jurídico de carácter general.

La iniciativa presentada por la panista plantea que al separarse de su empleo, cargo o comisión, los titulares de las dependencias y entidades de la administración pública federal deberán entregar un informe detallado, la documentación y los archivos debidamente ordenados y clasificados a quienes los sustituyan en sus funciones.

“La entrega-recepción, así como el informe, se efectuará por escrito mediante acta administrativa que describa el estado que guarde la dependencia, entidad o unidad administrativa de que se trate, y contendrá los elementos que señale la Secretaría de la Función Pública, en el ámbito de sus atribuciones”.

De ser el caso, el informe de los asuntos a su cargo deberá incluir un apartado de las acciones y compromisos en proceso, indicando los que requieren de atención especial en el momento de la entrega, en consideración al tipo de asunto, vencimiento, presupuesto autorizado, problemática, la necesidad de que intervengan otras instancias, entre otras causas.

Igualmente deberá contener lo relacionado a la situación presupuestal que guarda el despacho, cuentas bancarias, estados financieros, relación de observaciones o auditorías, deuda pública que presenta al momento del acta entrega-recepción y en general, el estado que guarda el gasto público, mencionó García Rojas.