barbosaLos nuevos objetivos de desarrollo deben ser universales y aplicables al conjunto de los estados miembros de Naciones Unidas, con el propósito de vincular las variables económicas, sociales y ambientales, señalaron senadores y representantes diplomáticos de México durante el panel “La Agenda de Desarrollo Post 2015 y financiamiento para el desarrollo”.

 

Al respecto, el presidente del Senado de la República, Miguel Barbosa Huerta, dijo que esta Cámara mantiene una posición constructiva en la agenda internacional, “estamos activos en todos los temas y ámbitos de la competencia”.

 

Recordó que en febrero la Cámara de Senadores albergará un foro en materia de política exterior, con el fin de que embajadores y representantes diplomáticos de México ante el mundo brinden información que sirva a esta Cámara para generar insumos para la evaluación de esta actividad.

 

Señaló que es primordial encontrar la visión que se tiene desde México y desde el mundo, del destino de las actividades que deben desarrollarse en este momento tan complejo, no sólo en la vida interna como país, sino en el ámbito económico internacional.

 

Sostuvo que el Senado quiere tener mayor presencia en la toma de decisiones sobre política exterior, “que no solamente sea la instancia ante la cual se formaliza el nombramiento de embajadores y cónsules, sino que sea una instancia que contribuya a que la política exterior que México desarrolla sea aquella que se ajuste a los términos constitucionales”.

 

Expuso que hoy esta Cámara se vincula más con foros internacionales parlamentarios, con organismos bilaterales, con embajadas y entes públicos, para ser una institución del Estado mexicano útil para la sociedad.

 

El senador Alejandro Encinas Rodríguez, del Partido de la Revolución Democrática, señaló que los objetivos para el desarrollo post 2015 podrán alcanzarse si Congreso y gobierno son capaces de elaborar indicadores puntuales, para enfrentar retos como la inclusión social y la reducción de la desigualdad.

 

Dijo que debe trabajarse en cuatro aspectos: primero, asuntos de carácter económico global, regional y local para reducir la desigualdad; dos, equidad y combate a la pobreza; tres, desarrollo sustentable y medio ambiente; y cuatro, promover sociedades pacíficas e inclusivas para garantizar el acceso a la justicia.

 

La senadora Laura Angélica Rojas Hernández, presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores Organismos Internacionales, reconoció el interés de la Presidencia del Senado de la República por los temas de política exterior y destacó la labor de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) para trabajar los temas de la Agenda de Desarrollo Post 2015.

 

El embajador Juan Manuel Gómez Robledo, subsecretario para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos de la SRE, dijo que la agenda tiene un carácter universal y se busca que sea aplicable a los estados miembros de la ONU.

 

Señaló que es necesario combatir las causas de la pobreza y la exclusión, presentes en todas las sociedades. Comentó que para esta agenda existen 17 objetivos con 169 metas por cumplir, que se reflejarán en indicadores a definir en cada país.

 

Dionisio Pérez Jácome, Representante Permanente de México ante la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), aseguró que en 2015 será la primera ocasión en que, a pesar del entorno internacional, la humanidad cuente con recursos financieros y tecnológicos para acabar con la pobreza y la exclusión social.

 

Dijo que ese organismo avanzó en la promoción del combate a los flujos financieros ilícitos. Agregó que se estima que los provenientes de la evasión fiscal y corrupción anualmente triplican los recursos de la asistencia oficial para el desarrollo que se otorga para los países en desarrollo.

 

Juan Manuel Valle Pereña, director ejecutivo de la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo, explicó que los recursos para financiar los objetivos de desarrollo se obtendrán de diversas fuentes; como ingresos domésticos de cada país, inversión extranjera y comercio internacional.

 

Refirió que el Comité de Asistencia para el Desarrollo de los países de la OCDE cuenta con 140 mil millones de dólares para dicha finalidad; sin embargo, se trata de una cantidad ínfima, por lo que estos recursos deben estar bien dirigidos, usarse de la mejor manera posible y con claridad.

 

El embajador Jorge Montaño y Martínez, representante permanente de México ante la ONU, aseguró que México tiene una posibilidad de neutralizar posiciones extremas en este tema, por lo que debe movilizar “hasta donde sea posible” su actividad política para evitar el fracaso de la agenda.

 

Consideró que “si no logramos quitarle el hielo a este ánimo que se siente” se habrá desperdiciado una magnífica oportunidad para financiar los objetivos de desarrollo para las naciones.