GarfiasPor Francisco Garfias

Un crítico análisis sobre la situación de los derechos humanos y la corrupción en México fue difundido por la Oficina de Washington para América Latina (WOLA), en la víspera del encuentro entre los presidentes Peña y Obama.

El análisis, firmado por Maureen Meyer y Clay Boggs, dice que el “tan cacareado” Mexican Moment comenzó a desvanecerse con los casos de Tlatlaya (12 ejecuciones sumarias realizadas por soldados), y Ayoztinapa (43 normalistas desaparecidos por instrucciones del alcalde de Iguala y supuestamente incinerados por la delincuencia organizada).

Destaca también que los esfuerzos de la administración mexicana para combatir la corrupción se vieron severamente minados por el “conflicto de interés” que significó la famosa Casa Blanca de la esposa del Presidente, y los reportes de que Grupo Higa, contratista del gobierno de Peña Nieto, financió la compra de la costosa residencia.

Dice textual:

“Durante el encuentro, el presidente Obama debe hacerse eco del sentimiento de indignación que hay en México y en el mundo (en entrevista reciente sobre Ayotzinapa calificó este hecho como “tragedia indignante”). Tiene que preguntarle al presidente Peña Nieto sus planes para investigar y perseguir a los responsables de estas atrocidades, a fin de evitar que se repitan.

“El presidente Obama debe utilizar el encuentro para redefinir prioridades y colocar los derechos humanos y el combate a la corrupción en el centro de la agenda bilateral, que se ha enfocado en la cooperación en la lucha contra el narco y, recientemente la seguridad en la frontera.”

La reunión tiene lugar en los momentos en que el Presidente de México registra su más baja cuota de popularidad —apenas cuatro de diez mexicanos respaldan su gestión— y la imagen que tiene su gobierno en el mundo anda por los suelos, por los temas mencionados.

WOLA es una ONG que promueve los derechos humanos, la democracia y la justicia social en América Latina y el Caribe.

Después del trancazo a la bolsa de los ciudadanos que significó el alza de 1.9% en las gasolinas al iniciar el año, el presidente Peña nos anunció, con castañuelas, que no habrá más alzas mensuales a los combustibles por primera vez en cinco años.
Resulta paradójico que ponga la medida entre las siete acciones “a favor de la economía familiar” que dio a conocer en su mensaje de Año Nuevo.

El litro de gasolina está entre cinco y seis pesos más caro que en Estados Unidos, donde el ingreso per cápita es cinco veces superior, mientras que el precio de la mezcla mexicana de petróleo anda en sus niveles más bajos en un lustro.

La lógica indicaría que a hidrocarburos más baratos, gasolina menos cara. La bronca es que necesitan de esos precios para financiar el gasto. Y los paganos somos los consumidores. Habrá que esperar el recibo de luz para ver qué tanto bajan las tarifas.

Una más: el trasfondo del mensaje del Presidente indicaría que el secretario Luis Videgaray está más firme que nunca en el cargo y que, por lo menos allí, no habrá cambios.

Vi la foto de María de los Ángeles Pineda, esposa de José Luis Abarca, en el portal de CNN México. Mujeres policías con la cara tapada —prudencia obliga— la trasladaban al penal de Alta Seguridad de Nayarit.
Sus ojos ya no mostraban más esa mirada arrogante. Tampoco reflejaba la actitud retadora que observó después de su captura. Un funcionario de la PGR nos contó de su “mirada amenazante” durante los días de arraigo. La suya era la expresión de la derrota.

Iba cabizbaja, sin maquillaje. La vista en el piso. Una diadema le recogía el pelo. Vestía de sueter rojo y de pantalón blanco. Se le presumen delitos de delincuencia organizada y operación con recursos de procedencia ilícita. Ella y su marido son acusados por las autoridades de ser los autores intelectuales de la barbarie de Iguala, pero no hay presunto cargo de homicidio en contra de ella.

Un juez federal le negó el amparo solicitado. Esperemos que no aparezca otro que se olvide de la justicia. México no aguanta más la impunidad y a jueces sin escrúpulos.

El PRD no acaba de limpiarse de la embarrada que le puso el igualteco José Luis Abarca. Ni con el anuncio de que van a investigar a Ricardo Gallardo Cardona, alcalde del municipio potosino de Soledad, por presuntas irregularidades en su administración.
Sobre Gallardo Cardona, aspirante a gobernador, pesan señalamientos de haber convertido a Soledad, municipio ubicado junto a la capital del estado, en refugio de la delincuencia organizada.

Es el primer perredista al que se le aplica el Protocolo para Fortalecer la Cultura de la Legalidad y la Ética Política del PRD.

En Guerrero hay por lo menos ocho alcaldes del PRD más, involucrados con el crimen organizado. Nos lo dijo en corto uno de Los Chuchos mayores. Ya recibieron la instrucción de presentarse ante las autoridades federales para declarar. ¿Lo habrán hecho?

Tres aspirantes se registraron para la candidatura del PAN al gobierno de San Luis Potosí: la senadora con licencia Sonia Mendoza, favorita de los corderistas, y dos exalcaldes de la capital del estado: Mario Leal y Alejandro Zapata. Este último ya contendió por la gubernatura en la pasada elección.
El candidato azul se iba a definir en una encuesta. Reportes provenientes de la capital, apoyados en declaraciones del presidente estatal, Jaime Galván Valencia, nos dicen que ninguno de los tres alcanzó la diferencia de cinco puntos acordada para designar un candidato único.
Habrá, pues, una contienda interna. La campaña inicia el 10 de enero y la elección es el 15 de febrero.

http://www.elarsenal.net