donacion sangreEl Senado de la República hizo un llamado a la Secretaría de Salud federal para que, a través del Sistema Nacional de Salud, promueva campañas permanentes para incentivar la donación de sangre, ya que una unidad puede salvar la vida de tres personas.

Un dictamen con punto de acuerdo, que avalaron los legisladores, destaca la importancia de donar sangre, pues además de ayudar a otras personas, el donador obtiene un análisis completo de su sangre, que le ayudará a prevenir enfermedades.

Según estadísticas de 2012, en el país cada cuatro segundos una persona requiere de sangre de manera urgente, y del 100 por ciento de sangre que se requiere, sólo se repone 65 por ciento, además, únicamente dos por ciento se dona de manera voluntaria sin haber algún vínculo familiar.

El documento señala la importancia de la donación de la sangre, que puede salvar varias vidas al mismo tiempo, a partir de la utilización de los glóbulos rojos, plaquetas y plasma.

De acuerdo con la Organización Mundial de Salud (OMS), cada año se realizan 93 millones de donaciones de sangre, pero en países desarrollados se perciben donaciones de sangre 13 veces más que en naciones de bajos ingresos, que es en donde más se necesita.

Refiere que la tasa media de donación es de 45.4 donaciones por cada mil personas en los países de altos ingresos, frente a 10.1 y 3.6 donaciones en países de medianos y bajos ingresos.

Sin embargo, para lograr la cobertura de las necesidades de un país, se requiere que entre el uno y el tres por ciento de su población sea donante, pero en 77 países la tasa de donación es inferior al uno por ciento.

México se encuentra entre los países de bajo índice de donaciones de sangre, es decir, menos de 10 donaciones por cada mil personas, por lo que se requiere promover campañas que ayuden a la donación de sangre voluntaria y que no sólo esté sujeta a las donaciones entre familiares.

El Senado resaltó que las campañas que se requieren por parte de la Secretaría de Salud deberán ser de difusión permanente, para que la donación de sangre sea voluntaria, altruista y de manera repetitiva, con procesos ágiles, sencillos y confiables para el donador.